Haz una Experiencia | Concepcionistas Alcalá



Haz una Experiencia



¿Hacerme monja? ¿Yo? Pero si... ¡Esto no puede estar pasándome a mí! ¿Pero y si...?

Nuestro Padre Capellán, el Padre Fortea, nos suele advertir de que el tentador es un maravilloso pintor de cuadros brillantes, con los que siempre nos hace creer (ésa es la tentación) que el fulgor y colorido del mundo, las posibilidades de éxito y placer que nos brinda, sus paisajes hermosísimos y las mil y una seducciones que apelan a nuestra humanidad, son tan sumamente atractivos que aquel que renuncia a vivir en el fragor del siglo XXI y cambia los placeres legítimos que nos brinda la vida mundana por el "huerto cerrado" y la "fuente sellada" de la clausura no puede ser sino un loco...

¡Y es que la clausura es una locura! ¡Una locura de AMOR!😍

Como dice una de nuestras hermanas, ¡"la vida de la monja es fascinante"!, una aventura con El (y La, nuestra Madre Santísima) que más nos quiere, llena de hallazgos cotidianos...



Amar no es ningún mérito nuestro: Él se hizo el encontradizo primero, y en la Sagrada Escritura nos repite continuamente cuánto nos ama:


"Así habla Yahvé de los ejércitos: Yo siento por Sión un amor extremado y un gran celo (Zacarías, 8, 2)"

Así es el Todopoderoso:  Él, que lleva llamándote, a susurros e incluso a gritos, a través de mil y una coincidencias, encuentros diversos, causalidades, y demás guiños, que a menudo elegimos ignorar porque la actividad incesante no nos permite "aflojar el ritmo" ni escuchar nuestra voz interior, te ha elegido a TI, sí, A TI, desde toda la Eternidad.

¿Lo crees posible?

Tu ahora Novio, tu futuro Esposo, tiene un lugar preparado para ti desde antes de que nacieras, desde que te formó en el seno materno, y quiere que descubras con los ojos de Su Madre, María, qué significa vivir en Su Casa (Su Corazón). Ya nos lo recuerda el salmo: "un día en Tus atrios vale más que mil en mi casa"...



Ser Concepcionista Franciscana es habitar ese seno materno para, de la mano de la Santísima Virgen, purificarse de todos los avatares y desgastes del mundo hasta dar a luz a Jesucristo mismo dentro de ti, para que, en cada alma de las hermanas que vivimos juntas, se produzca el milagro de que ya no vivamos nosotras, sino que sea Cristo Jesús el que, en nosotras, con nosotras y desde nosotras, respire, hable, trabaje, cante, sienta, coma y beba, lea, cree, goce y sufra y, sobre todo, ore y ofrende las alabanzas que cada día ofrendamos al Señor en la Liturgia de las Horas, con todo nuestro amor por la Humanidad doliente.... ¡Y todo ofrendado por la Señora en bandeja de Amor, pues a ella le entregamos nuestros pobres regalos para que se los presente a Su Hijo dignamente!



La clausura es un camino, una llamada, un deseo que nos supera de paz, bienestar, unión... ¡Otro mundo es posible, y deseamos de todo corazón que lo experimentes por ti misma!

La campana es la voz misma de Jesús y ¡¡te está llamando!!

Que Santa Beatriz de Silva y San Francisco, los padres de nuestra orden, cuiden esa preciosa plantita que hoy está naciendo en tu corazón...

¡Y no dejes de escribirnos a alcalaconcepcionistas@gmail.com o de mandarnos un Whatsapp al teléfono de nuestra Madre Abadesa, Madre Inés: 681323940!

LA VOCACIÓN ES EL MAYOR REGALO QUE HACE DIOS AL ALMA... Pero, como nos exhorta nuestro Seráfico Padre, "la vocación es de muchos, la elección es de pocos"...




¡Atrévete a ser parte de esta inmensa minoría de almas que formaremos el Ejército de María en los últimos tiempos!

¡Bendita seas!